ABC de la política

0
418

El Capital Social y el Estado Ciudadano 

Enlazar el concepto de Capital Social con el estado Ciudadano pretende que pongamos el foco en los cambios culturales que deben operar en nuestra sociedad, cuando los transitamos. De tal suerte, que para que esa acción ciudadana organizada en redes, que le da beneficios al capital humano en la reafirmación de los valores de solidaridad y confianza interpersonal. Sin embargo, es precisamente de estos valores de los que adolece la sociedad venezolana.

Realidad que hemos develado en otros artículos pero que leyendo hoy Augusto Mijares y a Alex Capriles, quiero dar un giro para ubicarme en lugar de lo que éramos en lo que debemos ser, de cara al futuro. En efecto, quedarnos empatanados en la cultura del caudillo que nos recrea en Paéz, Monagas o Los Guzman… que no es justo para la labor civica de un  Andres Bello, Fermín Toro, Revenga, Cagigal, Vargas…más cerca de un Miguel Otero Silva, Andres Eloy Blanco, Alberto Adriani, Uslar Pietri… que en expresión de Augusto Mijares “los unos redimen a los otros y salvan la patria”.

Se trata de ocuparnos de superar esos atavismos culturales.  Por lo cual traigo a colación  la reflexión de Alex Capriles sobre David Humen en el sentido de que “en vez de preocuparnos por el ser, lo que debemos es hacer”. En lugar de interrogarnos sobre nuestros orígenes o una hipotética esencia, lo que necesitamos son acuerdos prácticos de convivencia, plantearnos metas comunes y trabajar organizadamente para alcanzarlas.

Entonces cuando hablamos de esa capacidad de organización que necesita la sociedad Venezolana, debemos concentrarnos en profundizar los valores de solidaridada y confianza interpersonal. Pues vamos hacerlo. Porque es tiempo de generar nuevas fuerzas sociales que nos reafirmen y fortalezacan la democracia.

             Venezuela es un país que tiene culturalmente una fuerte influencia del caudillismo, militarismo y amiguismo. Vicios que desarrolla Moreno León siguiendo a Enrique Krauze, para Latinoamérica “…cuatro grandes y persistentes paradigmas: el militarismo, el marxismo, el populismo demagógico y la economía cerrada… que son reflejo de las características culturales de la mayoría de los países de la región – incluyendo a Venezuela-, están debilitados; sin embargo, aún persiste su nociva influencia, de manera recurrente y ello explica las crisis periódicas de estas sociedades y el estado de subdesarrollo de las mismas.

             En este sentido atender ese déficit de Capital Social, que alertó Moreno León desde el 2004, es para conducir al país por la senda del desarrollo en democracia.  Pero ¿cómo lo atendemos? Nos hacemos la misma pregunta que hizo Kliksberg “… ¿se puede construir capital social? …” ¿Pueden introducir elementos, sentimientos, lazos, inquietudes, intereses … que cambien la cultura social de la sociedad venezolana?  Como lo plantea Moreno León, cuando dice “…un programa de cambios estructurales y culturales, por lo que se requiere la reformulación del sistema educativo como eje básico impulsor de esos cambios…”.

Se trata entonces de la necesidad de cambiar la cultura política social de los venezolanos que hasta ahora ha descansado en el caudillismo, individualismo, amiguismo y en la viveza criolla, para comenzar a recoger el espacio de la participación en lo público, del colectivo, del bien común, de lo que es de todos.

             La sociedad venezolana desconfiada en sus relaciones personales e insatisfecha por ejercicio de la democracia requiere de un Estado que tenga como norte su organización y la conformación de redes de organizaciones sociales que trabajen por el bien común, por objetivos comunes, que tengan capacidad de presentar sus demandas y lograrlas. Un Estado articulador, un gran educador de valore familiares y sociales, para la libertad, sin intervención de los partidos políticos.

Un país crece y se desarrolla en democracia cuando su sociedad se organiza y conforma redes que generan beneficio a sus relaciones (Capital Social). Ese ejercicio ciudadano es más propenso a cambios cuando el Estado tiene ese mismo norte, cuando se cultivan valores:  solidaridad y confianza, que facilitan la participción ciudadana en los asuntos públicos, por el bien de todos. Parafraseando a Lechner el estado impone el orden. La sociedad necesita del Estado y el estado se nutre del espíritu social. Eso sólo ocurre en un Estado que se apellide Ciudadano.

                                                                                   @carlotasalazar