Asesinado oficial de la Guardia Nacional

0
171

La madrugada de ayer sujetos desconocidos acabaron con la vida de dos personas. Una de las víctimas fue un funcionario activo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el otro cuerpo no presentó ningún tipo de identificación. El hecho se suscitó en el sector de Cambalache.

Los efectivos del C.C.P. Unare se encontraban realizando labores de patrulle en el mencionado sector, cuando avistaron un vehículo Ford LTD placas AMC667, color blanco en la entrada principal de Cambalache, adyacente a la pedrera. Procedieron a revisarlo, sin conseguir nada dentro del automóvil, sin embargo a pocos metros en una zona boscosa lograron avistar dos cuerpos.

Las dos personas estaban maniatadas y tenían los ojos vendados; por lo que las autoridades presumen que se trate de una venganza. Uno de los hombres pudo ser identificado, ya que poseía su documentación.

Se trata de Antonio José Leiva García de 44 años, Sargento Mayor de Primera de la Guardia Nacional Bolivariana. El oficial tenía 18 años de servicio y estaba adscrito al destacamento de zona N- 52 de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui. De acuerdo a las informaciones recibidas García estaba de permiso y vino a Ciudad Guayana a visitar a su familia, quienes residen en San Félix.

De la otra víctima quien al parecer acompañaba a García, no se consiguió ningún tipo de documento, que pudiera revelar su identidad. Se conoció que el occiso tenía aproximadamente 23 años y traía puesta una camisa morada, un pantalón marrón y zapatos negros.

TIRO DE GRACIA

Los verdugos no tuvieron compasión con sus víctimas, pues sabían cuál era su encargo. Un tiro en la frente cegó la vida de los dos infortunados, quienes al parecer fueron bajados del vehículo y llevados a la zona boscosa donde los asesinos le dieron muerte.

Moradores del sector coincidieron que escucharon varias detonaciones en horas de la madrugada. Sin embargo se quedaron resguardados dentro de sus viviendas, «no quisimos salir, todo el sector está muy peligroso». Cuando llegaron las autoridades policiales, «fue que se descubrió que dentro del monte estaban dos cuerpos sin vida».

CONOCÍAN A SUS VÍCTIMAS

Por la forma como se encontraban los cuerpos, se presume que los homicidas conocían a sus víctimas. Al parecer los interceptaron en otro lugar, los maniataron, le colocaron las vendas, para que no los pudieran reconocer y luego los llevaron al sector de Cambalache. Donde finalmente asesinaron a los dos hombres.