Columna: Desde el Orinoco

0
434

¿Como fortalecer la diversidad e inclusión entre los seres humanos?

Deseo compartirles la historia de Pablo Pineda Ferrer, publicada por el diario BBC de Londres.

¿Cómo se siente el ser la primera persona Down que logra completar una carrera universitaria en Europa?

Yo creo que estoy en el frente de guerra, es un inconveniente. Hay que luchar, meterse en la sociedad cuando el mundo Down normalmente va por otro cauce. Yo me quedo metido entre los normales mientras los Down tienen sus asociaciones, sus padres, su pequeño micro mundo.

¿En qué sentido notas esa división?

Por ejemplo, voy a un bar a tomarme algo (ahora me ocurre menos), pero antes me decían «¿este niño va solo?» O personas mayores que van por la calle me toman el brazo y me ayudan a cruzar la calle. O ir a votar a las elecciones y que te pregunten ¿el niño vota? O ir a un restaurante con tus padres y que te den agua en lugar de vino.

En otra ocasión fui a la playa y una pareja de guardias civiles vinieron a preguntarme si estaba bien. «Sí, perfectamente». Son anécdotas curiosas, pero como ves la gente tiene prejuicios.

¿Cómo conseguiste graduarte en la Universidad?

Eso fue gracias a que hace muchos años mis padres, pieza fundamental en estos temas, decidieron que fuera como el resto de mis hermanos. Ahí empezó todo, fui a las mismas escuelas. No esperaban que llegara a la universidad, pero lo hicieron todo para que estuviera en contacto con la gente.

Yo al principio no me daba cuenta, la que luchó fue mi madre que fue al colegio, que habló con el director. Para entrar en el instituto los profesores tuvieron que hacer una votación que gané, pero luego lo difícil era ir a clase y enfrentarme a los profesores que dijeron que no, pero me los terminé ganando.

¿Qué consejos le darías a los padres?

No soy quién para dar consejos, porque en este mundo, y en el mundo del síndrome de Down, cada uno es diferente. Lo que sí diría que lo primero es confiar en sus posibilidades. A partir de ahí enseñarle cuanto sea, estimularle al máximo sin ponerle límites a priori desde muy temprana edad.

¿Qué capacidades deberían aprovecharse más de las personas Down?

A través de la fundación Adecco tratamos de hacer que los empresarios cambien el chip y esas ideas preconcebidas. Intentamos que las personas vean la discapacidad como una oportunidad.

Yo siempre les digo a los empresarios que las personas con discapacidad pueden hacer muchas cosas. Tenemos mucho talento cuando es explotado. Podemos mejorar a las empresas con nuestra puntualidad, nuestro espíritu cumplidor. Hay que aprovechar ese talento no tirarlo a la basura.

¿Y qué me dices del sistema educativo? ¿En qué sentido tiene que cambiar?

Si te lo dijera la entrevista se alargaría de forma brutal. El sistema tiene que cambiarlo todo. Ser un sistema más rico, más plural, diverso, una sociedad con mejores valores en la que la diferencia sea vista como un valor y no como un problema o defecto. Hay tantas cosas por cambiar. Nos prefieren tener sustentados, separados en asociaciones para no cambiar.

¿Qué les parece esta impactante historia?

Estoy seguro de que mis apreciados lectores han impactado con este relato, sobre un verdadero ejemplo de la tenaz lucha contra la exclusión y la subestimación hacia personas que sean diferentes o diversas.

Para cerrar, comparto una publicación de Gabriela Briceño Garay en la página web:

Síndrome de Down y la historia de Pablo Pineda: Capacidades diferentes sin límites

“Pablo Pineda Ferrer nació en Málaga, España, en 1974 y a pesar de los obstáculos comunes que existen para personas con una condición, mal llamada discapacidad, logró transitar su educación en un establecimiento público. Además, logró acceder a la universidad y superar los obstáculos que, con frecuencia, se asocian a esta alteración genética”.

“Recorre el mundo dando conferencias y ponencias para sensibilizar sobre las capacidades diferentes, contar su experiencia e incentivar a los jóvenes para que cumplan sus metas. Su objetivo final podríamos denominarlo como el logro del respeto a la diversidad y la inclusión social”.

“Actualmente Pablo tiene 47 años, y es parte del grupo de personas Síndrome de Down que logran vivir más allá de los 30 años. Continúa vigente en su misión de concientizar a la sociedad sobre la necesidad de valorar a las personas tal como son.

Recordar una y mil veces la historia de Pablo Pineda es ideal para destacar la necesidad de ser una sociedad más empática e inclusiva y, a la vez, demostrar que cuando la persona desea y la sociedad entrega las oportunidades, todo es posible para alguien que se siente marginado”.

“El discurso de Pablo hace énfasis en que debemos valorar a las personas por el sólo hecho de serlo, no por sus características cognitivas o físicas.

Los invito a interiorizarse en la magnífica y significativa historia de este hombre que siguió sus sueños y no se limitó por las barreras sociales”.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negrón

Twitter: @Waldo_Negron.

Instagram: @waldonegron

Facebook; Waldo Negron

LinkedIn: Waldo Negron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.com