Columna: Desde El Orinoco

0
488

¿Se pueden lograr nuestras metas?

Hemos iniciado un nuevo año y con él se renuevan esperanzas de nuevos retos y aspiraciones. Lastimosamente, mucha gente se queda en solo soñar y no toman las acciones para concretar esos anhelos.

Otros, por el contrario, se lanzan al terreno de los hechos y dedican sus mejores esfuerzos, para hacer realidad esas metas. Esas personas, son las que consiguen éxitos y realizaciones.

Comparto con ustedes, la experiencia de Sandra, quien fue capaz de superar duras adversidades y pudo salir adelante.

Esta historia aparece publicada en la pagina web: www.clece.es bajo el título: Sandra De La Cruz: «mi lema de vida es trabajo, constancia y perseverancia»

“Sandra llevaba dos años en búsqueda de una vivienda donde alojarse con sus cuatro hijos ya que es madre soltera y vivía con sus padres. Siempre había trabajado en el sector de la agricultura, pero con los cuatro meses de campo que le ofrecían, no conseguía salir de su situación de vulnerabilidad”.

“La ayuda de una asistenta social que le animó a apuntarse a los cursos que Clece iba a poner en marcha sobre el servicio de ayuda a domicilio, hizo cambiar su rumbo profesional. «Al principio, pensaba que no iba a ser capaz porque nunca había tenido contacto con este sector, pero cuando al terminar el curso me llamaron para ofrecerme un contrato de tres meses, no me lo podía creer», explica Sandra y añade, «tenía mi primera nómina, mi primer contrato, y gracias a eso podía acceder a una vivienda». Sandra ve más cerca su añorado sueño. «Si todo va bien, a principios de año, tendré las llaves de mi nueva casa para vivir con mis cuatro hijos».

“La renovaron por otros tres meses y este trabajo le ha cambiado la perspectiva, le ha ayudado a no ponerse límites. «Para mí ha supuesto encontrar una vocación que desconocía. Pensaba que no iba a ser capaz de cuidar de una persona que dependiese de mí sin tener un vínculo materno y, sin embargo, me he dado cuenta de que me encanta estar con mis abuelos. Ahora mismo creo que me costaría no hacer este trabajo porque para mí son mi segunda familia».

“«Clece me ha abierto muchas puertas, me ha dado una oportunidad en un momento en el que a nivel emocional estaba muy derrumbada porque pensaba que no era capaz de darle un futuro a mis hijos. Me ha servido para valorarme, para empoderarme y darme cuenta de que sí soy capaz». Sandra también pone en valor el apoyo que recibe de las coordinadoras de Clece en Montoro, Encarni y Adela, encargadas del seguimiento diario del trabajo con los mayores y, que tal y como evidencia Sandra, «te hacen sentir parte de un equipo»”.

 “A las personas que se encuentran en una situación difícil y que no ven la manera de seguir adelante, Sandra los anima a que sigan luchando. «Con trabajo, constancia y perseverancia se consigue». «Hace ocho meses creía que no iba a levantar cabeza, pero ahora soy capaz de comerme el mundo porque a nivel emocional esto me ha ayudado mucho, me ha dado fuerzas y apoyo para darme cuenta de que hay que seguir luchando». Ella tiene claro que «las cosas no te las regalan, hay que trabajar, pero siempre se puede salir hacia adelante»”.

Esta aleccionadora historia, mis queridos lectores, nos debe servir de reflexión para nuestras existencias.

Hay un pensamiento que liderazgo que reza” Necesitamos soñadores y personas idealistas, también necesitamos hacedores y personas que concretan cosas, pero lo que mas necesita la sociedad…son personas “soñadoras-hacedoras”.

Este pensamiento nos alerta sobre dos comunes riesgos. Por un lado, no podemos ser personas que solamente sueñan e idealizan nuevas realidades, pero no trabajan por ellas. Tampoco debemos ser personas que se dedican a trabajar en cosas sin destino claro, rin el rumbo adecuado y si detenerse a pensar si el camino que llevan es que ellos han soñado y deseado.

Por tanto, debemos tomar tiempo para la reflexión y el diseño de esos objetivos que aspiramos con absoluta devoción. De igual manera, al igual que Sandra, debemos dar el paso hacia adelante, hacia la acción y tomar el camino que nos exige esfuerzos y la dedicación necesaria para hacer realidad esos preciados sueños.

Nada se obtiene sin esfuerzo, sin perseverancia. Si queremos sentir la incompartible satisfacción de concretar logros y realizar aspiraciones, no tenemos otra opción que trabajar de manera incansable para materializar esos anhelos.

Finalizo con este pensamiento:

“El éxito no se da de la noche a la mañana. Es cuando cada día eres un poco mejor que el día anterior. Todo suma”. Dwayne Johnson

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negrón

Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldonegron

Facebook; Waldo Negron

LinkedIn: Waldo Negron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.com