Columna: Desde El Orinoco

0
651

¿Conoce los perversos efectos del rencor?

Deseo compartir con mis respetados lectores, una historia muy utilizada para resaltar los perversos efectos del rencor, los malos recuerdos, el resentí miento y en general esos negativos pensamientos que nos enferman e impiden lograr nuestras metas.

La historia consiste en un maestro quien le pedía a sus alumnos que durante una semana, llevaran papas y una bolsa de plástico. Los alumnos debían tomar una papa por cada persona a la que guardaran resentimiento, escribir su nombre en la papa y guardarla en la bolsa. Cada vez que sus alumnos recordaban un hecho desagradable o una persona con la cual sentían malestar o resentimiento, debían anotar el nombre de la persona o del hecho ocurrido en una papa y luego andar por la calle con la bolsa y las papas. En la medida que los alumnos recordaban esos episodios desagradables que los llenaban de rabia o tenían algún desencuentro con alguien, iban añadiendo papas a la bolsa. Al cabo de una semana, había bolsas con pesos insoportables que les impedía caminar o hacer sus actividades cotidianas.

¿Tiene utilidad esta historia?

Considero que al igual que la mencionada historia, existen muchas personas que se van “llenando” de esos pensamientos negativos y cargan pesadas bolsas de perversas energías que los abruman y no les permiten avanzar en sus objetivos.

Debo resaltar que existen innumerables estudios médicos y científicos que evidencian que el rencor y esos pensamientos negativos, nos generan componentes fisicoquímicos y hormonas como el Cortisol que producen grandes desequilibrios en nuestro cuerpo. Entre esos demoledores efectos para nuestra salud, equilibrios y bienestar están los siguientes:

– Aumenta la presión sanguínea, lo que con el tiempo puede provocar el deterioro de las arterias.

– Se eleva el pulso cardiaco y se genera taquicardia.

– Aumenta la producción de sustancias químicas como la adrenalina, lo que altera el equilibrio natural del cuerpo.

– Se desequilibra el sistema inmunológico.

– Se provocan contracturas, dolores musculares y jaquecas.

– Se acelera la respiración, provocando que el corazón bombee con más intensidad.

– Aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como gastritis, colitis y dermatitis.

¿Tiene sentido enfermarnos por el rencor y esos negativos pensamientos?

Aunque parezca contradictorio, somos nosotros mismos, con esa equivocada percepción de lo que nos rodea, asumiendo juicios despectivos hacia otras personas, especialmente con aquellas que hayamos podido tener una discrepancia, lo que nos lleva a “llenarnos de pesadas bolsas de energías destructoras” que nos agobian, nos enferman y nos anulan, impidiendo nuestra felicidad, salud y realización.

Por tanto, apreciados lectores, no tiene sentido alguno que por falta de adecuado manejo emocional de nuestra parte, seamos victimas de nuestros llamados “auto goles” o el auto sabotaje, que nos enferma y nos debilita.

Debemos aprender a manejar nuestras emociones, a crecer emocionalmente, a saber descartar esos malos pensamientos y actitudes que nos llenan de rencor y resentimiento, para poder llevar vidas sanas y exitosas

¿Cómo superar el rencor?

Para concluir les dejo los 7 pasos de la conocida Dra. Amparo, publicados en la página web Que Pasa Media Network. Los pasos son:

1. Aceptación. El primer paso para superar el resentimiento es reconocer que se está resentido. No siempre es fácil aceptar los malos sentimientos que el resentimiento causa, pero es fundamental hacerlo para poder avanzar.

2. Tratar de comprender. Entender los motivos del comportamiento de la otra persona es un paso de madurez emocional. No se trata de justificar, sino de priorizar la empatía. De este modo, se puede tener una mirada más amplia sobre lo ocurrido.

3. Utilizar la empatía.  Ponerse en el lugar de la otra persona antes de juzgar los hechos es clave para llegar a perdonar. La empatía es poder salirse de uno mismo y tratar de ver las cosas desde el lugar del otro.

4. Aceptar que el propio punto de vista no es el único ni el mejor. Descentrarse de uno mismo. Poner el foco en los demás.

5. Admitir que hay cosas que no dependen de nosotros.  No podemos controlarlo todo. A veces las cosas no salen como nos gustaría. Pero sí podemos controlar cómo nos afecta y qué hacemos con eso.

6. Perdonar. Poder perdonar es un acto liberador. Perdonar implica que, a pesar de los daños que se han sufrido, es posible dejar atrás el pasado y mirar al futuro asumiendo una nueva perspectiva. Perdonar también implica renunciar a la venganza y al rencor.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Waldo Negron

Email: [email protected].

Twitter: @Waldo_Negron. Instagram: @waldonegron

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmN9W8GHrXUZs88LEHudx8w

Página web: https://waldonegron.wixsite.com/website

Manténte bien informado y recibe nuestro resumen de noticias. Únete al grupo de WhatsApp o canal de Telegram  Síguenos en Instagram: @eldiariodeguayana