Columna: El Teniente Medina

0
294

PARTICIPAR Y DEFENDER

¡Soldado Tuyo, Pueblo Mío!

I

El Retorno Necesario, ¡De Vuelta Chávez! ¡No Nos Hemos Ido! ¡La Victoria nos pertenece! Este próximo sábado 12/11/2022, están llamadas las bases de nuestro PSUV a realizar asambleas de UBCH para la postulación de las y los militantes que integrarán los equipos políticos de parroquia, de municipio y de estado. Cabe señalar que desde el inicio del proceso revolucionario, las asambleas han sido la base de construcción del socialismo bolivariano, de hecho la primera acción de gobierno del Comandante Eterno fue la convocatoria a una asamblea constituyente para la refundación de la Patria, esto entre otros aspectos, produjo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en la que se define nuestra democracia como participativa y protagónica y se establece como norma constitucional el carácter vinculante de las decisiones asamblearias, desde allí, las asambleas han de convertirse en el principal medio por el que el Poder Popular, protagónicamente, ejerce su soberanía y autogobierno.

La jornada mencionada se desarrolla como continuación de la elección de los jefes de calle, jefes de comunidad y jefes de UBCH, por ello el sujeto de la revolución las concibe como prosecución de elección de los órganos del partido, pero inexplicablemente, esta vez, las bases no son convocadas a elegir sino solo a postular, puede afirmarse entonces que a las bases le ha sido arrebatada la facultad de juzgar para elegir, hecho que no se entiende, ya que, el protagonismo del pueblo, mal puede limitarse a postular, ni siquiera a elegir, esto, debe ser paso previo a la acción de implicarse en todas las tareas de la revolución, lo contrario es convertir a los procesos electorales y, en este caso, a los mecanismos de participación en un método para marginar al pueblo de base, tarea que la estructura del viejo Estado liberal burgués desarrolla con desparpajo, este mecanismo no es otra cosa que un proceso de cooptación en el que pretenden hacer descansar su legitimación sobre la espalda del poder popular, un proceso en el que se designen dirigentes dóciles a la estructura, fáciles a su vez de ser dirigidos.

La cooptación lejos de exaltar la participación, inhibe a las bases en su protagonismo, esto en momentos de profunda movilización popular puede, en el mejor de los casos, calificarse como un acto despolitizador que pretende, infructuosamente, impedir que se ejerza la soberanía popular. El PSUV no debe convertirse en un partido en el que la militancia no decida, no debemos permitir que lo que comenzó como una fiesta democrática se convierta en una componenda de la vieja estructura del Estado liberal burgués, parafraseando a Chávez podemos afirmar que el pueblo tiene el poder de participar de manera protagónica cuando puede disponer de autoridad para hacer validar sus decisiones, así entonces, si las decisiones de la asamblea no se validan estamos ante contradicciones filosófico-político que pretenden disfrazar los mecanismos de la democracia representativa, evidenciando como el modelo liberal burgués progresivamente va haciendo metástasis sobre el modelo Democrático y Social de Derecho y de Justicia.

¿Qué hacer? Nos preguntamos, ¿qué hacer? sabiendo que nuestras bases programáticas (libro rojo) reconocen que “la vieja cultura liberal burguesa […] pervirtió la democracia convirtiéndola en un mecanismo de legitimación electoral” la respuesta viene del Padre de la Patria; “la unidad lo hace todo y por lo mismo debemos conservar este precioso principio”, por ello organizar, unir y sumar es hoy más válido y necesario que nunca, organizar la participación masiva en las asambleas de UBCH, unir voluntades para que la expresión manifestada se asuma como decisión tomada, sumar en la defensa y consolidación del protagonismo del pueblo, en la construcción del socialismo bolivariano, teniendo claro tal como lo expresara el Comandante Supremo que “si no cambiamos la estructura, la vieja estructura se volvería contra nosotros y nos demolería, o cambiamos la estructura o se detiene el proceso revolucionario”.

De Vuelta Chávez, convoca entonces, en el espíritu de lo planteado a la participación de la militancia de forma significativa, asistir no es suficiente, se debe persistir, llegar de primero, irse de último, verificar y firmar las actas, entender que el llamado a que las bases asuman la dirección del partido es un llamado a la participación de los iguales tal como lo planteaba Simón Rodríguez, es el gobierno del lugar, el autogobierno, DE VUELTA CHÁVEZ asume la obligación que tiene todo militante de “defender en cualquier escenario, con convicción, argumentos y dignidad al Líder Supremo y Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías” es decir defender su legado, entendiendo que Chávez se hizo pueblo, defender al pueblo, si las bases postulan las bases deciden, y lo hacen en ejercicio de la democracia asamblearia participativa y protagónica, que no por azar, en la nueva época de transición al socialismo, es decir la construcción del Estado Comunal, ha de convertirse en la forma superior de la democracia.

¡LOS POBRES SOMOS MÁS Y TENEMOS EL PODER!

¡COMUNA O NADA! ¡DEMOCRACIA ASAMBLEARIA, PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA!

¡DE VUELTA CHÁVEZ! ¡VICTORIA POPULAR!

Nos vemos en la próxima edición.

#BolivarSeLevanta

@medinamacero @enfoquechavez