Comentario: El principal culpable de las trampas de la deuda

0
1645

BEIJING.- En su libro bestseller de 2004, «Confessions of an Economic Hit Man», John Perkins explicó cómo fue contratado por una empresa estadounidense para convencer a los líderes mundiales de que aceptaran importantes préstamos para infraestructura.

Según el autor, si «un gángster económico» tiene éxito, «los préstamos son tan grandes que el deudor se ve obligado a dejar de pagar después de unos años».

Esto ha revelado la punta del iceberg con respecto a las deudas excesivas infligidas a nivel mundial por Estados Unidos, intencionalmente o no, junto con algunos otros países occidentales e instituciones financieras.

Por lo general, el asunto comenzaba con tasas de interés bajas, principalmente porque Washington así lo prefería, lo que aumentó la dependencia de los países en desarrollo de los mercados occidentales.

Sin embargo, la situación se complicó cuando los costos de endeudamiento subieron tanto que los deudores se vieron atrapados. Fundamentalmente, esta es la hegemonía financiera de EE. UU., impuesta en circunstancias en las que el dólar estadounidense domina.

Entre las víctimas del siglo pasado estaban África y América Latina. En la década de 1970, muchos países latinoamericanos, alentados por Washington, tomaron préstamos para su desarrollo económico de un grupo de acreedores encabezados por bancos comerciales de EE. UU. con tasas de interés reales cercanas a cero. Por lo tanto, las deudas adquiridas se dispararon.

No obstante, años más tarde, Estados Unidos y Europa endurecieron sus políticas monetarias, y los bancos comerciales comenzaron a acortar los períodos de pago y cobrar tasas de interés más altas por los préstamos.

Los deudores latinoamericanos pronto encontraron que sus cargas eran insostenibles, y lo que siguió fue una crisis de la deuda tan grave y prolongada que los años ochenta del siglo pasado se ganaron el apodo de la «década perdida en América Latina».

No hace mucho, la historia ha vuelto a repetirse.

Cuando Estados Unidos celebró a mediados de la década de 2010 su recuperación económica tras la crisis financiera mundial de 2008 y se dispuso a poner fin a su programa de estímulo de expansión cuantitativa, las tasas de interés aumentaron considerablemente, lo que una vez más aumentó la carga de la deuda de los mercados emergentes.

Peor aún, EE. UU. ha dejado de lado a los países menos desarrollados para atraer financiamiento internacional, ya que Washington ha absorbido deudas externas y les ha dado a otros buscadores de fondos un viaje lleno de baches.

Los casos de Sri Lanka y Malasia son elocuentes. Sus problemas de la deuda surgieron principalmente de los mercados financieros dominados por Occidente, entre otros, según un informe de Chatham House, un grupo de expertos británico.

Frente a las dificultades, a los mercados emergentes no se les dieron tantas opciones para encontrar la salida. Sri Lanka, a mediados de la década de 2000, podía obtener pocos préstamos en condiciones favorables, aparte de China, según un informe de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

Tuvo que obtener préstamos comerciales de alto interés, principalmente de bancos estadounidenses y británicos, y emitir costosos bonos soberanos internacionales, en su mayoría comprados por EE. UU.

Hasta hoy, los actores occidentales aún asumen una gran parte de la deuda externa de los países en desarrollo.

Según un informe de Jubilee Debt Campaign, una organización británica, el 32 por ciento de la deuda externa de los Gobiernos africanos se debe a prestamistas privados y el 35 por ciento a instituciones multilaterales, con el 55 por ciento de los pagos de intereses externos a acreedores privados.

Son aquellos que dan lecciones sobre el tema de la deuda los que causaron el problema de la deuda en África, concluyó alguna vez el presidente de Mozambique, Filipe Nyusi.

Para los países en desarrollo, el desarrollo sostenible se convierte en una forma sana y eficaz de deshacer el nudo de la pesada carga de la deuda. Esto es en lo que China ha estado ayudando a estos países en los últimos años.

Con la facilitación de préstamos para abordar la brecha de infraestructura doméstica, estos países en desarrollo pueden crear empleos e ingresos, y los préstamos se convierten así en un catalizador para el crecimiento sostenible en lugar de una carga.

Por ende, estos préstamos son fácilmente aceptados por los países en desarrollo, desencantados con los esquemas de préstamos ideados por las élites occidentales lideradas por Estados Unidos.

De los préstamos chinos en el continente africano entre 2000 y 2015, alrededor del 40 por ciento pagó proyectos de energía y el 30 por ciento se destinó a infraestructura de transporte, según la Iniciativa de Investigación China-África de la Universidad Johns Hopkins.

Para atenuar aún más la presión de los deudores, China ha promovido activamente el alivio de las obligaciones mediante la reestructuración, suspensión y reducción de la deuda.

Además, China ha apoyado las medidas para aliviar la carga de la deuda de los países africanos e implementado de forma activa la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del Grupo de los Veinte (G20) para los países más pobres, y tiene el monto de aplazamiento más alto entre los miembros del mismo grupo.

Tras el inicio de la pandemia de COVID-19, China anunció la cancelación de la deuda de 15 países africanos en forma de préstamos gubernamentales sin intereses que debían vencer a fines de 2020.

Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins documentaron 16 casos de reestructuración de deuda por valor de 7.500 millones de dólares en 10 países africanos entre 2000 y 2019, y descubrieron que China canceló los atrasos acumulados de al menos 94 préstamos sin intereses por más de 3.400 millones de dólares.

El país asiático, según la investigación, ha desempeñado un papel importante en ayudar a las naciones africanas a gestionar sus deudas.

Sin embargo, las acciones de China han sido ignoradas por el mundo occidental liderado por Estados Unidos, que contribuyó poco al alivio de la deuda de los países en desarrollo en tiempos tan difíciles y, en cambio, fabricó las llamadas trampas de la deuda para estigmatizar a China y la iniciativa de la Franja y la Ruta, en un intento por mantener su hegemonía financiera y obstruir el desarrollo común de China y otros países a lo largo de la Franja y la Ruta.

Si esos países occidentales realmente se preocupan por el mundo en desarrollo, simplemente deberían demostrar su sinceridad para ofrecer el apoyo incansable que los países endeudados anhelaron durante mucho tiempo, en lugar de jugar el viejo truco de la «trampa de la deuda china».

O al menos, deberían mantenerse fuera del camino de aquellos que genuinamente brindan una mano amiga.Xinhua