Core 8 convertido en un campo de batalla

0
230

Tener que esconderse y vivir en zozobra por temor a ser víctima del hampa o peor aún perder la vida, es el pan de cada día de los habitantes del sector Core 8, en Puerto Ordaz, luego que la carpa instalada del Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) ubicada en plena avenida principal, fuese removida del sitio, incrementando la actividad delictiva.

Residentes denuncian que varias bandas provenientes de las comunidades Sabana Linda, El Porvenir, Las Amazonas y UD 338, mantienen en jaque la disputa entre los territorios a plena luz del día, sin importar la presencia de los niños que se encuentran jugando en sus alrededores.

Un ciudadano que prefirió mantener su nombre bajo anonimato, señalo que ya se sienten cansados, teniendo que reportar en reiteradas ocasiones la situación al servicio de emergencias 1-7-1 Bolívar, para que faciliten las unidades de patrullaje, que no han sido vistas rondando por la zona.

INCREMENTO DE ROBOS

Afectados comentaron que una vez los delincuentes notaron que el lugar donde se encontraba ubicada la carpa no estaba, empezaron a abrir boquetes en los diferentes locales adyacentes, provocando pérdidas millonarias entre los comerciantes.

En días pasados, los mismos realizaron una protesta pacífica con pancartas, exigiendo la restitución inmediata de los efectivos policiales, en la cual se unió la comunidad para discutir mesas de diálogo y así ponerle fin al flagelo.

«Ya no se puede salir. Hay que estar con cuatro ojos, uno para cada lado», declaró una fémina quien teme que la actividad delictiva se incremente más.

CUEVA DE LOBOS

Pasadas las seis de la tarde, un 45% de la comunidad oscurece por falta de alumbrado público, y aunque han tratado de solucionar reuniendo dinero para adquirir las bombillas, los delincuentes lanzan objetos a altas horas de la madrugada para dañarlas. «Ya se han escuchado varios casos de robos, pero todo el mundo anda pila», dijo una fémina.

POSIBLES SOLUCIONES

Habitantes añaden que por medidas de seguridad están en reuniones con los consejos comunales de la zona, con el propósito de lograr cerrar todas las calles para impedir el paso de amigos de lo ajeno. «Este proyecto se aprobará una vez que la alcaldía del municipio Caroní apruebe los documentos correspondientes, para así empezar las obras benéficas para todos», comentó la vocera Milagros Fernández.