Día Mundial de la Tierra 2022: Invertir en nuestro planeta para asegurar el futuro

0
396

Cada 22 de abril, el mundo celebra el Día de la Tierra, una cita que pretende concienciar sobre los problemas ambientales y la conservación de la biodiversidad en un escenario donde los efectos del cambio climático y la sobrepoblación amenazan con la subsistencia del planeta.

Este 2022, el Día de la Tierra cumple 52 años, ya que se celebró por primera vez en 1970, a sugerencia del senador estadounidense Gaylord Nelson, que soñaba con crear una conciencia común sobre los problemas que estaban poniendo en peligro nuestro planeta. Así, la Organización de las Naciones Unidas, observando que cada año se celebraba el Día de la Tierra en numerosos países, decidió fijar en 2009 esta fecha como la cita anual para rendir homenaje a nuestro planeta.

El tema de este año, “invertir en nuestro planeta”, insta a actuar de forma audaz, a innovar y a implementar cambios que permitan promover alianzas entre las empresas, la sociedad y las administraciones, de forma que podamos garantizar la supervivencia del planeta para las próximas generaciones. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por preservar la salud de nuestro planeta, se hace evidente la necesidad de inversión para afrontar los nuevos desafíos.

El último informe sobre el Estado del Financiamiento de la Naturaleza, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Foro Económico Mundial y la Iniciativa Económica de la Degradación de la Tierra, indica que es urgente aumentar las inversiones en naturaleza “para cerrar las brechas de financiamiento climático y de biodiversidad y para ocuparse de la necesidad de acelerar la restauración de la tierra en todo el planeta”, y detalla que las inversiones actuales deben triplicarse para el año 2030.

Pero, ¿cómo de necesaria es la inversión en nuestro planeta? El mismo informe detalla que nuestro planeta necesitaría una inversión de 8,1 billones de dólares en el año 2050 para abordar la triple crisis planetaria (crisis climática, de biodiversidad y de degradación del suelo), lo que supone una inversión anual de 536.000 millones de dólares. Esta hipotética inversión anual es muy superior a la actual, ya que en el año 2020 el presupuesto que los gobiernos, empresas e instituciones financieras destinaron de su presupuesto a soluciones basadas en la naturaleza fue de 133.000 millones de dólares anuales. Iagua