Dr. Héctor Benchocrón: a veces la justicia y la legalidad no van de la mano

0
1218

El abogado penalista con más de 37 años de experiencia, Héctor Benchocrón, considera que bajo cualquier circunstancia el profesional del derecho debe estar comprometido con la ética en la ejecución de sus roles

A propósito de haberse celebrado este 23 de junio el Día Nacional del Abogado, El Diario de Guayana recibió a Héctor Benchocrón, director (E) de la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (Ugma), núcleo Ciudad Bolívar.

Benchocrón, quien tiene más de 37 años de trayectoria profesional como abogado, al hablar de justicia citó al emperador Justiniano I. “Justiniano decía que justicia es dar a cada quien lo que se merece”.

En base a esto, señaló que “la justicia es una palabra que está arraigada en muchos significados, y que involucra que el abogado como instrumento de justicia, acepte esa alta responsabilidad de ser un factor determinante para dar a cada quien lo que se merece”.

El también experto en derecho penal y especialista en docencia de la Educación Superior, comentó que aunque “a  veces la justicia y la legalidad no van de la mano, el abogado debe estar comprometido con la ética en la ejecución de sus diferentes roles o actividades, y naturalmente cumplir con la axiología y deontología jurídica”.

RETOS EN LA FORMACIÓN

Para Benchocrón, más allá de los contenidos, los nuevos profesionales deben ser formados en el ser y en la ética,  pues de esta manera se garantiza que tengan mayor compromiso de actuar conforme a los valores de su formación.

“Hay profesionales del derecho que lejos de ser instrumento de justicia, se convierten con sus conocimientos en instrumento de injusticia, por eso la formación del ser es fundamental”, dijo.

A su juicio, el abogado que quiere la ciudadanía y las universidades, es ese que tenga un verdadero compromiso con el buen desempeño de los que significa ser herramienta de justicia.

“A veces hay funcionarios que piensan que se graduaron de juez, pero no, se graduaron de abogados. Los cargos son de carácter transitorio. Incluso, el compromiso debe ser gremial, para dispensar al abogado el trato que se merece. Esto no significa establecer diferencias o ventajas con el ciudadano común, pero si pertenecemos a un gremio  nos debemos una cierta deferencia y eso se ha perdido”, manifestó.

PROGRAMAS DE LA UGMA  

El Director (E) de la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho, núcleo Ciudad Bolívar, mencionó que actualmente la carrera de Derecho comprende ocho semestres (4 años). Asimismo, destacó que desde hace dos años la Ugma cuenta con “certificaciones intermedias”.

Las “certificaciones intermedias”, forman parte de un programa que acredita a los estudiantes de Derecho que hayan aprobado su cuarto semestre, como “asistentes de asuntos legales”, lo que  permite que estos puedan integrarse al área laboral.

De acuerdo a lo explicado por Benchocrón, quien tiene más de dos décadas desempeñándose como profesor universitario, con esta certificación los jóvenes pueden sumarse a un bufete de abogados, Ministerio Público (MP), tribunales o entes gubernamentales, lo que facilita la materialización de lo que significa graduarse de abogado.

También anunció, que tras un convenio con la Cámara de Comercio, próximamente se implementará un Diplomado de Derecho Empresarial. “Esto también queremos llevarlo a distintas áreas profesionales”, advirtió.

EL GREMIO EN BOLÍVAR

Con respecto al gremio en Bolívar, el penalista asegura que “no se ha logrado lo homogéneo que debería ser”.

En el estado Bolívar tenemos un Colegio de Abogados, ubicado en Ciudad Bolívar y una delegación en Puerto Ordaz. “Lamentablemente ha habido confrontación entre las autoridades y eso no ha permitido políticas conjugadas en beneficio del gremio y eso hay que revisarlo profundamente”.

Benchocrón señaló la “indiferencia” del Colegio de Abogados en relación a actividades gremiales. “Por ejemplo en los tribunales, los abogados litigantes no tienen un espacio para poder consultar, y el colegio ha sido completamente indiferente ante la búsqueda de esos espacios. Pareciera que el abogado litigante se viera como un profesional de segunda”.

ES UN BUEN DÍA PARA COMENZAR

El jurista mencionó que aunque la corrupción siempre ha existido, los abogados tienen una obligación moral con el ciudadano. Por lo que, aprovechó la oportunidad para enviarle un mensaje a sus colegas y estudiantes: “su desempeño vinculado a la justicia ofrece la posibilidad de cambiar. Hoy es un buen día para comenzar”. Además, destacó que los profesionales del Derecho “deben ser tenaces, responsables, puntuales, mantenerse actualizados y tener ética”, entre otras habilidades que les permita ser competitivos, finalizó. Nancy Suárez Albino / [email protected]

Manténte bien informado y recibe nuestro resumen de noticias. Únete al grupo de WhatsApp o canal de Telegram  Síguenos en Instagram: @eldiariodeguayana