“El bus daba vueltas sin cesar”: La tragedia que costó la vida a 13 migrantes venezolanos

0
2890

Una de las imágenes que más tiene presente Jefferson Soler, un migrante venezolano de 16 años que sobrevivió a la tragedia donde murieron  13 de sus compatriotas más en Nicaragua, incluida su madre, fue que el autobús en el que se transportaba daba vueltas sin control hasta caer a un precipicio y golpear contra un árbol.

Soler salió de Caracas hace poco más de 20 días, junto a su familia conformada por seis personas: él, su mamá, su papá, su hermana de 13 años, su tía y un primo.

“Planeábamos viajar a Estados Unidos. Pasamos por la selva del Darién y mi mamá lo único que me decía era que, si ella se caía, que siguiéramos pa’ lante”, dijo el joven.

“Vi la muerte con mis ojos”

Leonardo Cortés, de 24 años es otro sobreviviente del accidente. Contó  que él junto a otro grupo de venezolanos ingresaron a Nicaragua hace unos cuatro días con el mismo fin: Llegar a Estados Unidos.

“La intención era llegar a Jalapa para cruzar a Honduras y de ahí seguir los países hasta llegar a Estados Unidos”.

Pero el accidente marcó su vida, incluso de manera sorpresiva, porque tenía temor por otros lugares más riesgosos como el cruce de la selva del Darién, pero jamás pensó que lo peor se daría en un accidente de tránsito en Nicaragua.

“Ver la muerte con los ojos. Eso es muy duro. El chofer del bus iba a muy alta velocidad. La unidad  tenía muchos pasajeros, alrededor de unas cien personas. Iban muchas personas de pie. Cuando fuimos, sentí el precipicio y comenzamos a rodar y rodar, y nos atajó un árbol. Lo primero que veo es gente gritando con todas las luces apagadas”, relató Cortés.

VOA