«El diálogo debe ser en función de la realidad de todo el país»

0
996

El presidente de la Conferencia Epíscopal, Moseñor Jesús González de Zárate, dijo que no hay voluntad del gobierno ni de la oposición de reconocerse ambas partes.

“No se puede hablar  de diálogo sino se está en la disposición de hacerlo. Si el diálogo se convierte  en una simple excusa para mantenerse en las propias posiciones, si eso es para distraer la atención interna del país pues eso se convierte en algo ineficaz”; así lo expresó monseñor Jesús González de Zárate, presidente de la Conferencia Episcopal, al ser entrevistado este lunes en el programa de radio del periodista Román Lozinsky.

Tanto del lado del gobierno como de la oposición -insistió- «no existe la suficiente voluntad que llevaría a que ambas partes se reconozcan, que es necesario darle respuestas a los grandes desafíos del país y que hay una intencionalidad sincera de buscar soluciones. Lo que también pasa es que esto se ve como una negociación, la gente piensa que en ese proceso se van a dar unos acuerdos  que van a favorecer a quienes están sentados en la mesa. El diálogo debe ser en función de la realidad de todo el país».

Monseñor González  de Zárate también se refirió al caso de la crisis humanitaria que se ha convertido la migración venezolana. En este sentido dijo que a través de la Conferencia Episcopal de diferentes países, tanto de Europa como de América Latina, se está dando ayuda a los venezolanos que se marchan en busca de nuevas oportunidades.  En el caso de la Diócesis de Carúpano, por ejemplo, funciona un centro de acogida y de ayuda sicológica a propósito del niño asesinado por la guardia costera de Trinidad.

“La labor de la iglesia es ayudar, dar asesoría a esos venezolanos. La migración es una realidad desde el momento que miles de nacionales sin posibilidad de hacer algo en su país arriesgan sus vidas. Pero también hay otra cara de la migración cuando aquí quedan niños en manos de sus abuelos, personas mayores a quienes la iglesia igualmente ayuda”,  afirmó el Presidente de la Conferencia Episcopal.

En esta oportunidad, monseñor González de Zárate igualmente se refirió a la propuesta de   una refundación nacional, dada a conocer por la iglesia el pasado mes de enero a través de un documento, que pasa más allá del tema político y donde estén involucrados todos los sectores de la vida nacional. Las soluciones no pueden esperar dos años  hasta que lleguen las elecciones presidenciales.

“Lo político es importante porque una de las cosas que golpea a los venezolanos es la debilidad democrática que hemos vivido en los últimos años, la desinstitucionalización  en el campo político. Dentro de esa imagen general evidentemente el liderazgo político tiene que buscar caminos de encuentros que respondan a la actual situación”.

«Venezuela  es un país de oportunidades, pero   existe  una pobreza generalizada  en  medio de   algunos signos de recuperación de la economía nacional pero que no son estables. En nuestra exhortación de enero observamos crisis en la educación porque muchos no tienen acceso a la escuela y porque las condiciones salariales de los docentes no son adecuadas». Carlos León