Gobierno decreta fin de “mafias” carcelarias tras intervención de Tocuyito

0
290

El ministro de Interior y Justicia, Remigio Ceballos, anunció la clausura del Internado Judicial de  Tocuyito, en el estado Carabobo, población que informalmente le da su nombre. Era el más poblado del país y los 2 mil  reclusos  fueron trasladados a otras prisiones del país. El ministro Ceballos  no dio detalles sobre la cárceles donde fueron llevados los presos.

“Podemos decir que Tocuyito está cerrado, todas las estructuras criminales han sido desmanteladas”, dijo Ceballos, durante una rueda de prensa en el patio central del penal

“Hemos acabado en Venezuela con las estructuras criminales denominadas pranatos, en Venezuela eso se acabó”, sentenció en alusión a la figura de los “pranes”, pandilleros que han ejercido el control en cárceles venezolanos durante años.

Durante la conferencia de prensa, el ministro Ceballos no mencionó el estudio de música que manejaba uno de los pranes, Néstor Richardi Sequera Campos, alias “Richardi”, quien  grababa canciones que han acumulado millones de vistas en su canal de Youtube.

Richardi fue condenado a 20 años de prisión por homicidio. El pran “debería estar en libertad desde mayo de 2018, pero por decisión propia decidió quedarse tras los barrotes como si se tratara de un resort”, indicó la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones.

De acuerdo a lo que reseñó El Pitazo, la mencionada ONG  alertó que el pran usó su perfil en redes sociales para despedirse de sus fans poco antes de la intervención de la cárcel.

“10 meses en la música y me gané el cariño y el respeto de todos ustedes. No pienso defraudarlos, esté donde esté, mi enfoque será la música. No sé cuánto tarde en poder saber de ustedes y ustedes de mí. Los amo #teamR7. Es solo hasta luego”, escribió Richardi.

En Tocuyito, el pran tenía su propio estudio musical, espacios deportivos y venta de alimentos. También había gallineros y criaderos de cachamas, además de cultivos de plátano y hortalizas.

A través de sus redes sociales, el Observatorio de Prisiones increpó a las autoridades venezolanas: “¿Quién paga por los delitos cometidos en Tocuyito contra la población penitenciaria? Esta es una muestra más de que el régimen negocia con los pranes para lavar su imagen”.

El caso es que reclusos vestidos con prendas amarillas fueron  sacados el jueves en buses a otras cárceles.

Familiares reunidos a las afueras del internado pidieron  conocer sus paraderos: “La lista,la lista(..)Los nombres, queremos los nombres, la lista”, gritaban cerca de uno de los accesos donde una militar con bocina trataba de calmar los ánimos.

TalCual

 

 

Manténte bien informado y recibe nuestro resumen de noticias. Únete al grupo de WhatsApp o canal de Telegram  Síguenos en Instagram: @eldiariodeguayana