Guterres preocupado por las maniobras militares chinas en torno a Taiwán

0
236

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, está siguiendo «de cerca y con preocupación» las maniobras militares chinas en torno a Taiwán y la supuesta caída de cinco misiles balísticos en aguas de la zona económica especial (EEZ) de Japón.

Así lo aseguró este jueves su portavoz, Stéphane Dujarric, preguntado durante su conferencia de prensa diaria, tras varios días en los que la ONU ha evitado pronunciarse sobre las tensiones entre Pekín y Washington a raíz de la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

Preguntado el miércoles al respecto, el propio secretario general se había limitado a subrayar que la postura de la organización está guiada por las resoluciones de la Asamblea General que fijan el principio de «una sola China».

En una resolución aprobada en 1971, la Asamblea General reconoció al Gobierno de Pekín como el único representante de China y permitió que se hiciese con el asiento que habían mantenido en la ONU las autoridades de Taiwán, en nombre de la que llaman República de China.

Desde entonces, Taiwán ha estado excluido de la ONU y muchos otros organismos internacionales a pesar de varias campañas para buscar su participación, aunque en algunos foros ha podido estar como observador.

China, que reclama la soberanía de la isla, considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Las maniobras militares puestas en marcha por China en respuesta a la visita de Pelosi han despertado protestas por parte de Japón, que este jueves afirmó que cinco misiles balísticos chinos cayeron en aguas de su EEZ.
El Gobierno nipón presentó una protesta diplomática al Ejecutivo chino a raíz de los lanzamientos, efectuados en el marco de los ejercicios del Ejército chino en el estrecho de Taiwán y que han causado el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla considerada por Pekín como parte de su territorio.