Imprudencia vial, peligroso homicida

0
242

Gran cantidad de accidentes de tránsito ocurren a nivel nacional, cada uno de ellos por diversas causas, entre ellas el exceso de velocidad, conducir bajo los efectos del alcohol, el deterioro de las vías e incluso la falta de señales de tránsito. Lo cierto es que muchas veces el resultado de los accidentes viales suele ser fatal.
Los conductores se desplazan por las distintas arterias viales con prisa, acelerados por el ajetreo del día a día, sin pensar que en un descuido y por su propia responsabilidad pueden perder la vida.
A tempranas horas de la mañana en la avenida Guayana se registró un accidente de tránsito. En el siniestro estaban involucrados dos vehículos, una camioneta Chevrolet Luv Dmax, color blanco, placas A85AU7A, conducido por Frank Oliveros; y un Hyundai Elantra, color negro, placas AA563XJ, de José Antonio Urrieta.
Al parecer, el conductor de la camioneta imprudentemente se cambió del canal lento al rápido, sin darse cuenta que venía el Elantra a toda velocidad. José Antonio trató de esquivar el vehículo, sin embargo pese a los esfuerzos la Luv Dmax lo chocó.
En el accidente no hubo heridos ni víctimas que lamentar. Tránsito terrestre se hizo presente en el lugar para realizar el procedimiento que corresponde a estos casos.

ARROLLADO MOTORIZADO
En horas de la tarde, aproximadamente a la 1:55 fue arrollado un motorizado. El hecho se suscitó en el semáforo de Las Batallas, supuestamente el motorizado identificado como Adrián José Betacourt Brito, quien se desplazaba en una moto marca Haojin, se comió la luz, por lo que el vehículo Volkswagen Gol, color gris, placas BBW76C, conducido por Luis Ramón Castro López lo impactó, haciéndolo caer de la moto. Adrián quedó al lado de la motocicleta, presentando traumatismo a nivel de la pierna y el brazo derecho, por lo que fue trasladado al hospital de Guaiparo.

PREVENIR EN VEZ DE LAMENTAR
Uno de los elementos fundamentales para evitar los accidentes viales, es tener en cuenta las señales de tránsito, no conducir a exceso de velocidad y sobre todo no hacerlo bajo los efectos del alcohol; una vida es irrecuperable.