Lo que los gases pueden decir sobre tu salud intestinal

0
753

Así como todo el mundo evacua, todo el mundo tiene gases. Pero las razones por las que uno tiene gases pueden variar, y a veces pueden ser motivo de preocupación.

«Como gastroenterólogo pediátrico, me preguntan sobre esto todo el tiempo», dice el Dr. Mark Corkins, jefe de la división de Gastroenterología Pediátrica del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee. «Hay dos fuentes de ‘gas’, y no todo el gas es gas. Parte de lo que expulsamos es aire. Todos tragamos algo de aire, y algunas personas tragan mucho aire. Eso parece que no tiene olor».

El gas real, por otra parte, es principalmente el subproducto de la fermentación de los alimentos en el colon, dijo Corkins, que también es profesor de pediatría. «Nuestro colon tiene (miles de millones de) bacterias que viven en él. … Si no digerimos (los alimentos), las bacterias lo harán».

En cuanto a la cantidad de espacio que ocupan los gases, el volumen real suele ser mayor y se produce cuando los alimentos se desplazan por el colon, añade.

Expulsar gases «entre cinco y 15 veces al día… es totalmente normal», afirma el Dr. William Chey, catedrático de Gastroenterología H. Marvin Pollard de la Universidad de Michigan. «Esto se debe a que las personas son diferentes en cuanto a la forma en que funciona su tracto (gastrointestinal), el microbioma que vive dentro del tracto gastrointestinal y lo que comen. Todas esas cosas son realmente factores clave para determinar la frecuencia con la que expulsas gases, la cantidad que expulsas y a qué huelen tus gases».

Algunos olores son más penetrantes que otros por estas razones, dicen los expertos, pero no hay olores que sean señales de alerta.

Los gases no son tan indicadores de la salud intestinal como la frecuencia y la textura de las deposiciones. Pero las elecciones dietéticas pueden provocar más o menos gases, y hay ciertos puntos en los que vale la pena mencionar los gases al médico.

Factores de la flatulencia

La flora intestinal es importante porque ayuda al organismo a fabricar vitaminas y a producir algunos de los ácidos grasos de cadena corta que alimentan el revestimiento de nuestro colon, por lo que un poco de gases (procedentes de esos procesos) es bueno, afirma Corkins. «De lo contrario, no estamos alimentando nuestra flora, que en realidad es una relación simbiótica», añadió.

Pero lo que puede provocar especialmente gases, o cantidades excesivas de ellos, es comer alimentos que son más difíciles de digerir y, por tanto, más propensos a fermentar, señalaron los expertos.

«El clásico son las alubias, en las que hay una proteína que tiende a ser difícil de digerir», explica Corkins.

Los fríjoles son una fuente de FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables). Se trata de hidratos de carbono o azúcares de cadena corta que, en algunas personas, son mal absorbidos por el intestino delgado, lo que provoca problemas digestivos como gases, calambres, diarrea, estreñimiento o hinchazón de estómago. Entre los alimentos ricos en FODMAP se encuentran algunas verduras, frutas, almidones y productos lácteos como la coliflor, el ajo, las manzanas, los melocotones, la leche, el trigo y el jarabe de maíz de alta fructosa.

«Muchos de nosotros comemos muchos FODMAP sin saberlo, pero cada persona tiene un patrón diferente en cuanto a su capacidad para absorberlos y metabolizarlos», explicó la Dra. Rena Yadlapati, catedrática de medicina del departamento de Gastroenterología de la Universidad de California en San Diego.

«Algunas personas, alternativamente, tendrán problemas cuando coman mucha carne roja», dijo Chey. «De hecho, (para) casi todo el mundo, si come suficiente carne roja, no podrá digerirla o absorberla toda adecuadamente, y llegará al colon, donde se fermentará produciendo gases y sustancias químicas».

Lo mismo puede ocurrir con el exceso de carbohidratos que no se absorben y acaban fermentando en el colon, añadió.

«La otra cosa es asegurarse de que sus hábitos intestinales son regulares», dijo Chey.

«Las personas estreñidas son mucho más propensas a sufrir hinchazón y flatulencias. La razón es que, si las cosas se mueven muy lentamente por el tracto gastrointestinal, tienen más tiempo para interactuar con las bacterias del tracto gastrointestinal, sobre todo del colon. Y eso va a producir más gases». CNN /Foto: Referencial 

Manténte bien informado y recibe nuestro resumen de noticias. Únete al grupo de WhatsApp o canal de Telegram  Síguenos en Instagram: @eldiariodeguayana