Madre del “Colombianito” exige justicia

0
475

Amparo Cerón, madre de Antonio Cerón López, el joven de 21 años que fue asesinado este martes en el sector Inavi de la población de Guasipati, exige a las autoridades esclarecer el caso y que los responsables se les aplique todo el peso de la ley.

«No es posible que a una persona inocente que no se metía con nadie lo maten de esa manera y que las autoridades no hagan nada al respecto», expresó la mujer.

Frente a la sede del Cicpc, este jueves en horas de la mañana, se refirió a la presunta relación del fallecido con las bandas armadas de esas localidades. «Desconozco si mi hijo pertenecía o trabajaba con esa gente. Él nunca tuvo problemas con nadie, por eso se me hace extraño que lo estén vinculando con esos delincuentes», explicó consternada.

Se supo además que el «Colombianito» como también era conocido, estaba arribando a un año más de vida el día que murió.

Aprovechó la oportunidad para hacerle un llamado a los organismos de seguridad para que refuercen los patrullajes por esas zonas, debido a los múltiples crímenes que se han venido suscitando durante las últimas semanas.

EL HECHO

Antonio Cerón fue ultimado por varios sujetos que se desplazaban en dos motos. Uno de ellos desenfundó su arma y sin mediar palabras le disparó varias veces.

Recibió alrededor de nueve balazos entre cabeza y pecho, lo que originó su deceso inmediato. En el lugar se recogieron casquillos de munición 9 milímetros.

Efectivos de la policía científica arribaron hasta la escena del crimen para levantar el cadáver y recolectar las evidencias de interés que conduzcan a los sabuesos hacia el esclarecimiento de este caso.

Presuntamente el joven estaba involucrado en varios asesinatos en esa localidad y, además, figuraba como la mano derecha de uno de los líderes que opera en las minas Las Vainitas y Cicapra.

En torno a la criminalidad incrementada en la zona sur del estado Bolívar, el Ejército y la Policía del Estado Bolívar (PEB), han realizado varios despliegues por las principales poblaciones mineras, con el fin de desarticular las bandas delictivas.