Obdola Bello ejerció el periodismo con pasión, dedicación y entrega

0
2006

“El periodista es un profesional para el servicio del colectivo. Nadie puede pensar que va a llegar al periodismo para hacerse de un dinero, o para hacerse millonario”, resalta Armando Obdola Bello, periodista, educador y locutor

Periodista, locutor, educador y gremialista, cuatro palabras que describen a Armando José Obdola Bello, monaguense de nacimiento, pero bolivarense de corazón.

Su vida estuvo sumergida por cinco décadas en el periodismo venezolano. Hoy, con 85 años de edad, está retirado de un mundo que aún lo apasiona, y del que atesora recuerdos inolvidables.

Obdola Bello, nació el 23 de abril de 1939, en Caripito, estado Monagas, hijo del matrimonio conformando por Don Armando Obdola y Doña Orfelina Bello. Inició su carrera en los medios de comunicación a los 23 años como corresponsal de Radio Maturín en su estado natal en 1962; en este mismo año fundó el Semanario “El Caripiteño”. Al año siguiente (1963), se convierte en corresponsal de Radio Tucupita en el Delta Amacuro. Pero, asegura que sus primeros pasos en el periodismo fueron a los 15 años, cuando junto a su hermano en el liceo donde cursaba estudios crearon un periódico escolar.

En su transitar por el periodismo, su esposa Ligia Mercedes Figueroa de Obdola, con quien procreó cuatro hijos, lo ha acompañado. Ya son 56 años juntos, cuenta este periodista gremialista, cuya trayectoria ha estado marcada por un quehacer, que nos cuenta, es “exigente”, de mucha mística y vocación.

Paralelamente a su desempeño como comunicador social, Obdola ejercía la docencia, tras egresar de la Upel como profesor de educación física. Además, de ocupar la dirección del Instituto Nacional del Menor, primero en su natal Monagas, y luego en Ciudad Bolívar. Su vida profesional se pasea entre los estados Monagas, Delta Amacuro y Bolívar.

Pero, ¿cómo llega Obdola Bello a la tierra de la sapoara? En una amena conversación en el porche de su casa, nos cuenta que todo se lo debe al Instituto del Menor, tras ser designado director en Ciudad Bolívar en el año de 1976.

Gremialista a carta cabal

Su rostro surcado denota la sabiduría de un hombre que ejerció el periodismo con pasión, dedicación y entrega.

La radio, fue el medio que lo atrapó por años. Los micrófonos era lo suyo. Un periodismo radial, que lo llevó de ser corresponsal en sus primeros años de ejercicio, a un periodismo de opinión, a través de su programa “Periodistas Versus”.

Por 40 años este espacio de opinión se mantuvo en al aire, nacido en los predios de Radio Angostura para despedirse en la Emisora Ecos de Asís.

Su mirada se pierde en los recuerdos. Obdola ocupó la Secretaria General del Colegio Nacional de Periodistas, Seccional Bolívar por dos períodos (1988-1989) (1989-1991). Siempre se mantuvo dentro de la labor gremial, ocupando importantes cargos de directivo, entre ellos secretario de organización.

Estuvo al frente de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP) en el estado Monagas, que pronto dio paso al Colegio Nacional de Periodistas.

Obdola es un gremialista a carta cabal. Su paso por la Casa del Periodista en Ciudad Bolívar sigue presente, su constancia por lograr un gremio unificado y abierto a las nuevas generaciones siempre fue una de sus principales objetivos mientras se mantuvo como directivo.

Entre sus anécdotas comenta un viaje que realizó a Maracay, Aragua, con otros cuatro colegas, a razón de gestionar un proyecto de vivienda para los periodistas. “Nos fuimos en mi carro, hicimos una parada en Caricuao, donde mi hermano, para pasar la noche y seguir en la mañana. En la madrugada nos pegó un fuerte olor a ponsigue. Resulta que los colegas se estaban tomando de ´poquito´los garrafones de licor que mi hermano había preparado”, cuenta.

A las nuevas generaciones

Su vasta trayectoria en el periodismo le ha valido cientos de reconocimientos y premios a lo largo de su vida. Así lo demuestra al indicarnos las muchas placas colgadas en la pared del descanso de la escalera de su residencia.

“El periodismo no llega a la persona, simplemente por un hecho casual, se requiere mucha vocación de servicio, y quien no lo siente así está equivocando la carrera”, asegura.

Siente que debe enviarle un mensaje a las nuevas generaciones, en especial a quienes hacen uso de los micrófonos. “El periodista es un profesional para el servicio del colectivo. Nadie puede pensar que va a llegar al periodismo para hacerse de un dinero, o para hacerse millonario”, resalta, y argumenta sus palabras al hecho como en los últimos tiempos se ha tratado de desvirtuar la noble y destacada profesión de periodista por quienes simplemente pretenden ejercer mediante la “ilegalidad”.

“Un periodista es un educador de pueblo. Esta es una profesión sutil, pero muy exigente”, resaltó con firmeza este periodista con una historia digna de contar. Carolina Maffia/CNP Nro 9.261

Manténte bien informado y recibe nuestro resumen de noticias. Únete al grupo de WhatsApp o canal de Telegram  Síguenos en Instagram: @eldiariodeguayana