Procesión de la Divina Pastora llena de fe y esperanza a Venezuela

0
1331

Luego de dos años con restricciones por la crisis del coronavirus en el país, este sábado 14 de enero los fieles volvieron  a reencontrarse con la imagen de la Divina Pastora para celebrar los 287 años desde su llegada a Venezuela para blindarla de protección y llenar de fe a las personas y los 67 años de su coronación canónica.
Se estimó  que al menos 3 millones de larenses y personas de todas partes del país asistieron  como todos los años a esta procesión mariana, lo que la convierte en la tercera procesión más grande del mundo, después de la Virgen de Guadalupe, en México, y de la Virgen de Fátima, en Portugal.

El pasado 5 de enero se realizó la tradicional Bajada de la Divina Pastora en la que cientos de personas llegaron al Santuario de Santa Rosa y otros miles estaban fuera del recinto religioso para contemplar cómo la virgen fue bajada de su nicho y puesta en su trono procesional para que este 14 de enero se lleve a cabo su procesión 165 en Barquisimeto.

De acuerdo al alcalde del municipio Iribarren, Luis Jonás Reyes, en la zona  se realizaron los trabajos y mejoras correspondientes para el recorrido de más de 7,5 kilómetros de la imagen divina.

Indicó que se colocaron 600 toneladas de asfalto, 5 mil  ojos de gatos convencionales, aproximadamente 600 luces led, además de 45 toneladas de pintura termoplástica, con la que retocan el rayado peatonal, remarcado de las calles y otros, 175 pinturas de tráfico y 200 señalizaciones. Asimismo, agregó que otros 10 elementos nuevos serán ubicados en distintos puntos de la ciudad, entre los que destacó un rosario recientemente ubicado en la avenida Lara.

Historia de «La Pastorcita»

Cuenta la historia, en 1736, el Padre Sebastián Bernal, párroco del Pueblo de Santa Rosa del Cerrito, en el estado Lara, quiso para su Iglesia una imagen de la Inmaculada Concepción, con la finalidad de dotar a la feligresía para la celebración de las fiestas anuales del 8 de diciembre. Sin embargo, por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora. Y, aunque el párroco quiso devolverla, por mucho que se intentó, no pudieron levantar el cajón donde se había colocado la imagen. Esa fue la primera señal milagrosa.

Pero realmente, la primera procesión data del 14 de enero de 1856, cuando los creyentes de Barquisimeto decidieron sacar la imagen de la Divina Pastora de su Templo para implorar su misericordia, por la terrible epidemia de cólera que se desató en Venezuela en 1855, como último recurso. La plegaria fue concedida: a partir de ese mismo día, cesó la epidemia.

Globovisión