Se anunció una nueva devaluación

0
597

El economista Luis Oliveros afirmó que con los anuncios económicos ocurrió «una devaluación en Venezuela» porque muchos productos que se adquirían a una tasa de 6,30 bolívares por dólar pasaron a la que iniciará con Bs. 12 (Sicad) y a la de dólar libre (Simadi).

Oliveros dijo que «el Gobierno se sigue equivocando con este temita del sistema cambiario», pues «hay que ir a una unificación cambiaria y a un desmontaje del control cambiario».

Aunque dijo que «lo único positivo» en los anuncios es que habrá un dólar libre, insistió en que «el país no puede seguir teniendo tres tasas con una diferencia tan grande entre ellas».

Por eso lamentó que el Ejecutivo descartara las propuestas de Rafael Ramírez sobre la unificación cambiaria, y dijo que a causa de ello «tenemos el sistema de cambio más complejo del mundo».

Recordó que hace más de cuatro meses no se realizan subastas en el Sicad I y que la oferta en el Sicad II bajó de 50 millones diarios y a 12 millones diarios. En ese sentido, cree «que genera poca credibilidad el hecho de que ahora se diga que el Sicad comenzará con una oferta a 12 bolívares diarios por dólar».

Y es que para Oliveros, es tan poca la credibilidad que luego de los anuncios los bonos del país cayeron hasta en más de cinco puntos. «Los bonos cayeron porque la percepción del mercado es que Venezuela se sigue equivocando en materia económica».

En cuanto a Sicad, el economista se preguntó a qué sectores llamará el Gobierno para esa subasta y cómo dejará que fluctúe. Adelantó que quienes no sean llamados acudirán al Simadi y que eso generará un impacto inflacionario.

En todo caso, ve como positiva la aparición del Sistema Marginal de Divisas (Simadi), «porque ahora sí habrá una ventana legal para que todos compremos dólares… oferta y demanda es lo que va a dictar el precio, y eso es una buena noticia».

Sin embargo recordó que eso fue lo mismo que anunció el Ejecutivo cuando creó el Sicad II pese a que automáticamente paró la tasa en 50 bolívares por dólar sin dejar que fluctuara y evitando que mucha gente accediera a las divisas.