Dos tiros le segaron la vida a taxista en Toro Muerto

0
1716

Un hombre fue brutalmente asesinado frente a la mirada impotente de su esposa e hijos. El suceso ocurrió en un sector de Toro Muerto, en Puerto Ordaz.

Eran las 9:00 de la noche, aproximadamente, cuando la familia del ahora occiso fue sorprendida por tres sujetos amados que ingresaron a su residencia. Fuentes extraoficiales relataron que estaban la esposa y los tres hijos del fallecido en la sala de la vivienda, cuando los antisociales irrumpieron en la propiedad por una puerta trasera.

Apuntándolos y bajo amenaza de muerte, los sometieron y los despojaron de sus celulares y se llevaron los objetos de valor que estaban a la vista.

En el intercambio de palabras, los hampones le pidieron a la fémina que les entregara las llaves del vehículo que estaba parqueado en el garaje. El carro, un Chevrolet Spark gris, era el instrumento de trabajo del fallecido, quien tenía varios años laborando como taxista.

Al parecer, el hurto del vehículo era el principal motivo del ataque perpetrado por los delincuentes, sin embargo, trascendió al asesinato de Erasmo José Gamboa; de 46 años. Mientras los presuntos homicidas estaban en la vivienda haciendo de las suyas, Erasmo descansaba en la habitación principal de la casa. Al escuchar lo que sucedía afuera, salió y se topó con la escena: sus hijos tirados en el suelo, sometidos por los delincuentes.

A Gamboa también le exigieron las llaves del vehículo, pero él se negó a entregarlas, incluso, fuentes ligadas a la víctima contaron que intentó enfrentarse con los sujetos. Esto enardeció a los asaltantes, por lo que le propinaron dos tiros en la cabeza, dejándolo agonizante en el sitio.

Los antisociales huyeron luego de dispararle a Erasmo y cargaron con lo poco que pudieron robar. La familia, en medio de la angustia, pidió ayuda a los vecinos quienes ya habían sido alertados de la irregularidad en la vivienda por las detonaciones que se escucharon en el sector.
Los criminales se dieron a la fuga por una zona boscosa adyacente al lugar del homicidio y aunque había personas en la calle no lograron identificar a los maleantes: «nadie vio nada».

Un vecino de la familia afectada trasladó a Erasmo en una motocicleta hasta la emergencia del Hospital Uyapar, y aunque fue auxiliado de inmediato, la víctima llegó sin signos vitales hasta el recinto médico.

Pasadas las 10:30 de la noche del sábado, los galenos notificaron el fallecimiento de otro padre de familia, profesional del volante, que muere a manos del hampa desatada en la entidad.

Detectives del Eje Contra Homicidios adscritos al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) acudieron al lugar del crimen para colectar las evidencias correspondientes, que podrían acercar al esclarecimiento del homicidio.
Gamboa dejó tres adolescentes de 11, 15 y 18 años; y un profundo dolor en la ahora viuda, quien, según fuentes extraoficiales, trabaja en la sede de Emergencias 171 Bolívar.

Otro fallecido
En un caso aislado, en el municipio Heres, se suscitó el asesinato de un presunto delincuente. Versiones preliminares dieron a conocer sobre el fallecimiento de Wilfredo Castro Romero, de 29 años; quien presuntamente intentó asaltar un negocio dedicado a la venta de rolineras para vehículos e industriales llamado Rodamientos Fallini.

Fuentes ligadas al caso señalaron que el sujeto portaba una pistola 9 milímetros y bajo intimidación pretendía robar al dueño del establecimiento, quien en defensa de su propiedad, sacó su arma y le dio un tiro en el rostro y uno en el pecho, segándole la vida en el instante.